Recetas fáciles y rápidas para cualquier momento

Como lo prometido es deuda, aquí tenéis el post con algunas de mis recetas favoritas.

RAPIDAS, para esos días en los que por falta de tiempo o de ganas no nos queremos explayar en la cocina y FACILES para que cualquiera aunque no sea un manitas culinario pueda sorprender con algo original y delicioso no solo al paladar sino también a la vista.

Las fotos no hacen justicia porque mi cámara es poco pachucha, pero os aseguro que quedan preciosas 🙂

 

Hojaldre de verduras

Esto se hace en un abrir y cerrar de ojos. Troceáis vuestra verdura favorita en dados, añadís un poco de salsa de tomate o de soja, masa de hojaldre y listo!!

Personalmente a mí me encanta mezclar pimiento rojo, verde y amarillo, cebolla o cebolleta, zanahoria y calabaza y como no, semillas de girasol y calabaza. Lo sofríes un poco en la sartén (poquito para que quede al dente) y si te gusta el coco añádele una cucharada de leche o aceite a esa verdurita.

Este hojaldre da mucho juego, puedes ponerle canela, añadirle frutos secos, quinoa o carne picada si lo prefieres. Esa verdura de la nevera que empieza a dar señales de no tardar en ir camino de la basura, aprovéchala, seguro que te queda riquísima.

Echa toda la mezcla sobre una base de masa de hojaldre y cúbrela con otra masa por encima, pinta con huevo y cúbrela de sésamo, pipas, semillas de amapola o lo que te apetezca. Puedes hacerle adornos con tiras de la propia masa. Quedará delicioso y super bonito.

 

Cucurbitáceas Super Gema

Esta receta me rechifla por eso lleva mi nombre, ya veréis que rico, sencillo y bonito resulta.

Para este plato me decanto por la masa Filo. Esta masa es tan fina como una hoja de papel y queda super ligera y crujiente.

Coge la mitad de las hojas que vienen en el paquete, ponlas juntas sobre papel vegetal en la parrilla del horno y cubre con queso azul (a mí me gusta el Gorgonzola aunque puedes poner cualquier tipo de queso que te guste). Corta uno o dos calabacines (dependiendo del tamaño) en sentido longitudinal con la mandolina o con un pelador, se trata de que quede un corte fino. Haz lo mismo con la calabaza y cubre el queso, por último agrega un chorrito de aceite de oliva y al horno a unos 180-200 grados.

Después de 10 min horneándose, sácalo y añádele nueces troceadas y pipas de calabaza y vuelve a meterlo en el horno hasta que veas que la masa está dorada y crujiente. Sácalo del horno y con una cuchara reparte un hilito de miel o sirope de agave…mmm delicioso.

 

Ensalada refrescante

 

En esta ensalada mezclaremos: brotes de lechuga y/o rúcula/canónigos, pepino, sandía, melocotón y si te gusta cebolleta o cebolla roja.

Prepara una vinagreta con aceite de oliva o girasol, vinagre de frambuesa, pipas de girasol y sésamo. Viértelo todo por encima y mezcla bien.

Ya solo te queda disfrutar de esta deliciosa y refrescante ensalada que además es una excelente fuente de hidratación.

 

Si te ha gustado comparte y si nos dejas alguna de tus recetas, mejor que mejor. Gracias!!

Super abrazo,

Gema Martín

 

 

2 comentarios
  1. ROSA
    ROSA says:

    ¡Unas recetas fantásticas, ligeras, sencillas y llenas de nutrientes! ¡Alimentan con sólo mirarlas! Prometo probarlas. Seguro que son un éxito.
    ¡Muchas gracias, Gema!

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *