Danza sensual y sexo

Me gustaría que te detuvieras a reflexionar unos minutos sobre las siguientes cuestiones: ¿puede mejorar el baile la vida sexual? Las personas que bailan, ¿son mejores amantes? ¿Podría decirse que las relaciones sexuales son un tipo de danza? ¿Bailar con alguien tiene la capacidad de despertar la química?

La respuesta a todas estas preguntas es un rotundo SÍ.

¿Por qué? Porque bailar favorece el control del cuerpo y permite que la pelvis se suelte y adquiera una amplia diversidad de movimientos muy placenteros para el sexo. Llevar movimiento a la zona pélvica produce un gran aporte sanguíneo y una mejor oxigenación de los tejidos, lo que sin duda redunda en una mejor salud en general y en todos los órganos pélvicos en particular.
Además bailando se mejora la fuerza y la elasticidad. ¿Y cómo incide esto en las relaciones sexuales? Mejorándolas, sin duda alguna. Pocas posturas del Kamasutra se te resistiráa teniendo una buena práctica de baile.
Pero además de eso, la danza sensual desinhibe y refuerza la confianza y la autoestima. Con ella es posible adquirir gracia, pasión y elegancia, elementos que la convierten en una poderosa arma de seducción.
Bailar libera catecolaminas, las hormonas del estrés, y aporta relajación y calma; hace posible igualmente que se segregen hormonas del bienestar, la felicidad y el placer: oxitocina, dopamina, serotonina y endorfinas, hormonas presentes en todo encuentro sexual.
En la danza sensual se trabajan los músculos pubococcígeos, músculos directamente conectados con el orgasmo. Por eso sería interesante mejorar la calidad de nuestro suelo pélvico como instrumento para alcanzar con facilidad orgasmos más intensos.

 

A diferencia de cualquier otro deporte bailar incluye la música y la expresión, lo cual te lleva a conectar con las emociones, a mover sentimientos y en general, a sentirte mejor, más libre.
La música y el ritmo tienen la capacidad de liberar los traumas en cuanto sirven como canales profundos de expresión.
En los casos de personas que reprimen su expresión verbal y tienen problemas para comunicarse, la danza puede servir para conectar con una nueva forma de expresión altamente terapéutica.
Así ha quedado ya demostrado en múltiples ocasiones en enfermos de demencia y Parkinson.
El pudor y la vergüenza son conceptos emocionales que van asociados a la identidad. Detrás de la timidez extrema se esconde la vergüenza, el miedo social. El pudor -del que carecemos felizmente en la infancia- aparece cuando descubrimos nuestra identidad separada del otro, cuando percibimos esa mirada ajena posada sobre nosotros, aunque es igualmente el motor que configura nuestra identidad y nos convierte en individuos.

 

                        Vanesa Galasso- artista plástica

 

En la edad adulta y con la personalidad totalmente forjada, la capacidad de liberarse de ese pudor y de esa vergüenza no corresponde a todos por igual. Quien lo consigue puede presumir de sentirse más libre, mientras que quien se queda atrapado en ella convierte su timidez en algo altamente limitante.

En este sentido, la danza sensual es una herramienta con múltiples capacidades: ayuda a mitigar el miedo al acercamiento al otro, a relativizar el miedo al ridículo, a conectar con la fuerza interior, a perder el miedo al juicio ajeno y a mostrar al otro su ser erótico más juguetón.

 

Cualquier danza sensual -ya sea solo o en pareja- es una inmejorable alidada para sentirse mejor con uno mismo y mejorar la sexualidad. La oportunidad de bailar con la pareja es una magnífica forma de mejorar la intimidad y la complicidad entre ambos.
Si eres mujer y prefieres bailar sola y soltarte en un ambiente exclusivamente femenino, la Danza Sensual Terapéutica mejorará tus relaciones sexuales, tu optimismo y tu motivación. Es un magnífico antidepresivo -¡sin ninguna contraindicación!- y te ofrece un lugar seguro de expresión sin ningún tipo de miedo o temor.
Además te ofrece la oportunidad de explorar, mejorar y expresar tu sensualidad con movimientos elegantes e interiorizarlos incluso en tu vida diaria.

Te ayuda a conocerte a ti misma y te facilita desconectar de los problemas diarios que tanto desgastan; te invita a ser más atrevida, más lanzada para disfrutar más de la vida, sin olvidar que es una forma extraordinaria de poner en forma tu cuerpo.
Tanto si tienes pareja como si no, es una excelente manera de conectar con tu propio deseo y erotismo, de aceptar el cuerpo y mejorar la actitud y postura corporal. Todo ello tiene su reflejo en un acrecentamiento de la autoestima y de la propia energía. Cambiar la disposición hace mucho más fácil el acercamiento y la conexión con otras personas.
Para todas las parejas que quieran incrementar la pasión en su vida íntima, incluir la danza sensual será un plus divertido y excitante. Abandonar los prejuicios inherentes al baile erótico, trascendernos y trascender los modelos estereotipados con los que nos bombardean cada día, significará darle la bienvenida a una sexualidad más libre y plena.
La sensualidad está implícita en el baile erótico; expresa sentimientos, emociones y deseos. Esta sensualidad se imprime en cada movimiento y gesto del cuerpo de quien baila, y abre la puerta al disfrute y al placer del que mira.
El poder de la danza como preliminar al encuentro sexual es una excitante y divertida manera de erotismo. Plumas, lencería erótica, perfumes, velas, disfraces… todo ello lo convierte en un maravilloso y divertido juego de seducción y complicidad sana y libre.

Me gustaría añadir que el baile erótico no es exclusivo de las mujeres; también los hombres pueden bailar de una forma erótica y sensual, ya que el propósito es el mismo: estimular la líbido de la pareja y transmitir mediante su lenguaje no verbal su deseo erótico.
El erotismo es un arte maravilloso que se puede cultivar. Me gustaría concluir este post citando a Jose Antonio Marina: “El erotismo es la estética de la sexualidad”.
La cita resume a la perfección el espíritu y la intención que se esconde detrás de Danza Sensual Terapéutica.

Así que sólo me queda animarte a vivir la experiencia en vivo y en directo y a que nos traslades tus impresiones.

¿Quieres probar la experiencia gratuitamente? pues estás de suerte, el próximo jueves día 9 de febrero de 20:00h a 21:30h en la Escuela de Teatro Asura – C/ Abel, 1 – metro Alvarado (zona cuatro caminos).

Ponte en contacto conmigo si quieres participar en esta Demo Class 🙂

Para inscribirte a través del email info@gema-martin.com o en el teléfono 689349057

 

Un abrazo de pasión y sensualidad 😉

Gema Martín

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *