Con todas ustedes…¡¡El Clítoris!!

La mayoría de la población conoce -aunque sea medio bien- la forma de los genitales femeninos y masculinos, y probablemente, muchos otros órganos de nuestra maravillosa anatomía humana, pero, qué sabe realmente del clítoris?

Cuando ejercia de enfermera hospitalaria tuve una etapa en la que trabajé en el quirófano de oftalmología y posteriormente en el de neurocirugía.

Recuerdo que cuando comencé a ver por dentro el cuerpo humano me maravilló como nunca nada lo había hecho hasta entonces, incluso me arrancaba lágrimas de emoción en numerosos momentos. Me parecía asombroso, bello y mágico.

Recuerdo la primera vez que intervine en una cirugía neurológica en la que se iba a realizar la extirpación de un tumor cerebral, cuando me encontré frente a frente con el cerebro, sentí que el tiempo se había detenido, no existía nada más…

Únicamente él y yo

 

No tengo palabras para expresar la emoción y la gratitud que sentí hacía esa inteligencia superior que nos ha creado, hacía la enfermería por permitirme experimentar todo aquel torrente de emociones y a mí misma por ser capaz de disfrutarlo tan intensamente.

Tal como dijo el Rey David en el libro de Salmos:” “Te elogiaré porque de manera que inspira temor estoy hecho maravillosamente”.

 

Entre cirugía y cirugía era de las locas que se metían en otros quirófanos para seguir conociendo más y más ese exquisito universo, no descansaba ni a la hora del desayuno. Mi curiosidad y el deseo de conectar con aquella maravilla de la creación, era insaciable.

Tras mi paso por multitud de cirugías una pregunta se repetía en mi interior: ¿por qué conocíamos tan poco de la anatomía genital femenina?, y más concretamente, sobre ese órgano que únicamente existe en nuestro cuerpo para proporcionar placer

Nuestro maravilloso clítoris

 

Porque el clítoris, señores, no tiene ninguna otra función en el cuerpo femenino que la de proporcionar placer a la mujer. Somos unas privilegiadas, Dios o como cada quien quiera llamarl@, sabía lo que se hacía.

Pero, y nosotr@s mujeres y hombres, ¿conocemos de verdad el clítoris?

Fue identificado por primera vez en 1559 por el cirujano italiano Realdo Colombo quien lo llamo “el placer de Venus” (me rechifla), luego llego Gabriel Fallopius adjudicándose el descubrimiento y posteriormente remató la faena Kasper Bartholin, en el siglo XVII.

De todos modos, fue gracias a Alfred Kinsey y Masters y Johnson allá por los 50 cuando se reconoció su importancia en el orgasmo femenino.

Aquí os dejo este magnifico vídeo que explica lo que os relato justo debajo del mismo

En la antigüa Grecia y en la Edad Media se recomendaba el orgasmo para que las mujeres quedaran embarazadas con más facilidad. Curiosamente hasta el siglo XIX la Iglesia Católica recomendó el orgasmo a las mujeres para soltar tensiones.

Fue precisamente durante este siglo que los señores doctores determinaron que el clítoris no servía absolutamente para nada y que lo único que conseguía era provocar en la mujeres enfermedades con la famosa “Histeria”.

Pero lo mejor llegó de la mano de Sigmund Freud inventor de los orgasmos vaginales, quien determino que las mujeres maduras debían lograr su placer únicamente a través de la penetración. ¡Toma ya!

No es de extrañar que a fecha de hoy todavía viva en la oscuridad. Se sigue pensando que las caricias y el juego con el clítoris son únicamente cosa de los preliminares, después pasa con facilidad a quedarse en el olvido. Craso error. Nuestro clítoris..

 necesita atención, ser amado y considerado

 

La primera anatomía exacta del clítoris nos la regaló en 1998 la uróloga australiana Helen O’Connell gracias a sus disecciones anatómicas. La guinda del pastel la colocó el año pasado Odile Fillod consiguiendo reproducir en 3D el clítoris a tamaño real.

Esta mujer sociomédica francesa tomo consciencia de que el clítoris estaba ausente en los libros de texto que explican los genitales femeninos y masculinos y que un elevado porcentaje de la población piensa que el clítoris es una especie de grano pequeño o botón de uno o dos centímetros de largo.

Desde luego, da que pensar que se conozca desde hace décadas de qué está compuesta una célula y sin embargo, un órgano de más de 10cm de longitud no haya sido identificado hasta ahora de este modo por la ciencia.

Tengamos claro de una vez, que lo que se ve por fuera es solo la punta del iceberg.

Nuestro amado clítoris tiene más de 8.000 terminaciones nerviosas (el pene tiene unas 4.000). ¡Ahí es na!

Aquí podemos ver exactamente cómo está colocado en nuestro interior. Es magistral

 

 

Si te ha gustado este artículo, comparte por favor. Es una gran labor divulgativa que tiene como objetivo mejorar la sexualidad de las mujeres y de los hombres. ¡¡Gracias!!

Super abrazo,

Gema

5 comentarios
  1. ROSA
    ROSA says:

    Muchas gracias Gema por tu artículo. Es la primera vez que lo veo tan claramente. Es asombroso y genial que forme parte de nuestra anatomía. Precisamente por contribuir al placer femenino -al margen de la reproducción- ha debido estar relegado a la más absoluta oscuridad desde la noche de los tiempos. Ya es momento de celebrar que ese tesoro forma parte de nuestro cuerpo, sin vergüenzas ni oscurantismos.
    ¡Un post genial!

    Responder
  2. Jota
    Jota says:

    Cuán necesaria es la liberación sexual de la mujer. Es muy duro saber que mujeres a los 30 años aún no se han atrevido a conocer su cuerpo y disfrutarlo por represión social y autocensura #liberadalclitoris

    Responder
  3. Jota
    Jota says:

    Cuán necesaria es la liberación sexual de la mujer. Es muy duro saber que mujeres a los 30 años aún no se han atrevido a conocer su cuerpo y disfrutarlo por represión social y autocensura. Todo esto en pleno siglo XXI #liberadalclitoris

    Responder
  4. Gema Martín
    Gema Martín says:

    Es maravilloso como está colocado, la sabiduría de nuestros cuerpos y su capacidad para amar y proporcionar placer.
    Dejemos de tener a nuestro clítoris en un cuarto oscuro y démosle por fin el lugar que se merece.
    Gracias!

    Responder

Trackbacks y pingbacks

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *